OTRO PREMIO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Nuestro centro ha participado por segunda vez en el Concurso que la Mancomunidad Tajo-Salor organiza contra la Violencia de Género. Las participantes ganadoras son Cristina García Búrdalo, de 3º A y Adriana Murillo Barriga, de 3º B. El relato se leyó por megafonía el día contra la violencia de género. Es éste:

LLORAR EN SILENCIO

No sé cómo empezar esto que quiero decir…Yo pasé un infierno en manos de mi marido, sin que la justicia hiciera nada par evitarlo. Pedí ayuda a mi madre y me dijo que todo era culpa mía por mi carácter tan fuerte y que todo estaba en mi cabeza. Era apenas una niña de 18 años, viviendo en el maltrato día a día, intentado que mi hijo no se diera cuenta de las cosas que pasaban.

Fui humillada, despreciada, violada, ofendida, herida, amoratada…ni siquiera era persona o ser humano, fui un juguete en manos de un demente. Un hombre que con sus mentiras fue engañando a todos y haciéndoles creer que yo era la culpable de todas las palizas recibidas.

Y nadie me ayudó, ni siquiera me echó una mano…Así que aprendí a llorar en silencio, aprendí a valerme por mí misma y a confiar más en mí. Hasta que llegó un día en que me puse en manos de un abogado, pero este hombre llamó en una ocasión por teléfono a casa y el hombre con el que estaba viviendo me mandó al hospital de la brutal paliza que me propinó.

Fue cuando mi hijo le dijo a su padre: “cuando tenga la fuerza suficiente te daré las mimas palizas que tú le das a mi madre”. Entonces me di cuenta de que no podía seguir viviendo más con ese monstruo. Fui al abogado y al fin me separé, me alejé de mi familia y de mis amigos sólo para olvidarme de él, de ese enfermo que me destrozó la vida, poniendo muchos kilómetros por medio, llevando a mi hijo conmigo.

Lo conseguí, aprendí a dormir sin miedo, a valorarme como persona, no como objeto, a salir a la calle sin esconder moratones ni heridas, a no tener que desconfiar de la gente, ni de nadie por la calle. SOY LIBRE.

Tengo cuarenta años y ya sé que la vida puede ser maravillosa, que los años duros de sacarme a mí y a mi hijo adelante ya pasaron y que ahora merezco descansar y empezar una vida nueva.

Creo que contando esto me he quitado un gran peso de encima, la justicia no ponía nada de su parte, mi madre me decía que todo estaba en mi cabeza y que era yo la culpable, tuve que alejarme de mis amigos y de mi familia… pero soy feliz, tengo a mi hijo y nuevas amistades, un trabajo estable que nos pueda mantener y una mente abierta y despejada que me hace olvidarme del pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s